lunes, 16 de junio de 2014

Uganda


Uganda
Dedicado a Sam Childers  (el predicador revolucionario)

Anoche  tuve miedo 
y mi alma temblaba
como un sismo en el trópico;
soñé que en mi cama
a mi lado estaba
un tal Joseph Kony,
acariciando una metralleta.

Creo que  no estoy triste,
aunque tengo un lloro
vacío y sin lágrimas  
muy dentro;

Si mi corazón 
se exprimiera como un trapo, seguro regaría lágrimas  marinas
en lugar de sangre.

Anoche soñé también 
con Sam Childers
y  Joseph Kony;
que se sentaron
a jugar un pulso
en lo alto de una colina
de Uganda.

Sam vomitaba
balas de fuego
contra la LRA.

Porque quí sigue Uganda
donde tengo
mucha gente desperdigada
en masacres oscuras,
malolientes.

Y Sam Childers
quien agita iracundo
su guitarra de fuego.

Por Jill B.V. 







No hay comentarios:

Publicar un comentario