sábado, 11 de febrero de 2017

Guillermo Fernández -Costa Rica -

11
Tu ausencia me borra el rostro.
Mis pasos en las calles.
Los nombres que sabía. 
Los miedos que tuve. 
Y dibuja nuevos miedos, nuevos rostros, 
extrañas callejuelas, 
cuyos nombres ya no sé, 
miles de letreros de un idioma
que no puedo pronunciar, 
cientos de soles que parecen los dolientes 
que me llevan al entierro.

Temo por mis pensamientos indebidos, 
insanos, como enredaderas sucias
en las paredes antiguas, 
son puras imágenes viejas, 
lastimosas imágenes de opresión, 
donde hay pájaros que vuelan y son cazados.
Donde hay paisajes que se oscurecen
y donde voy buscando un refugio.

Tu silencio me vuelve a mí sonriente.
Me río más de la cuenta, en medio de pocas risas, 
y me vuelvo a ver las manos 
cuando escucho carcajadas.

Me toco la piel, siento mis huesos, 
más que nunca
en medio de tu ausencia, 
asombrado de un cuerpo firme, 
como si me lo acabaran de coser al espíritu, 
a la pura vibración de los átomos.

Me acaricio en los baños, 
me gusta sentir que no soy de humo, 
como tu mirada, 
que busco tanto en la insoportable luz.

12.
Se me hace cotidiano ampararme en sombras,
sintiendo el corazón como un feroz pájaro
que me picotea entre las costillas,
hambriento de libertad, espantoso.

28
El terror de que todo entre en el olvido,
también será olvido.
Estas largas tardes donde hablo solo 
temiendo quedar sin tu memoria,
no serán ni siquiera rescoldos en el tiempo.
Este rencor vano que escupo en el agua llovida,
este llanto en el rincón del almanaque,
donde nadie puede verme, 
no serán más que el mismo silencio que me das ahora,
la misma imagen borroneada
en los sueños que fabrico para verte.

SONÁMBULO
6.Por tiempos no queda más que lo perdido.
Y esa es la única siembra.
La única cuenta en el banco.

BOSQUE
Nadie sabe cuál será el próximo peldaño.
Si hay mejor ambiente en los sótanos,
donde van a escorar los viejos muebles, 
los horribles maniquíes que ríen solos.

Hablamos cada vez más con aquel que nos habita.
Muy poco ya con la gente.
La gente que comienza a deshojarse
y a llenar el tiempo como un extraño resplandor. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario